El bluetooth como el futuro para el IoT

Las comunicaciones inalámbricas están a la orden del día. Desde que en los años 90 Ericsson desarrollara una tecnología que permitía la comunicación de corto alcance sin gastar mucha batería, hasta lo que conocemos ahora como Bluetooth, no ha pasado demasiado tiempo. Sin embargo, sí se han producido bastantes avances a tener en cuenta para el presente y futuro del sector tecnológico. Por ello, desde Intelia hemos hecho una recopilación de los últimos avances bluetooth del mercado, así como los que están por venir.

Aunque al principio se llamara MCLink, las posibilidades que ofrecía esta nueva forma de comunicación persuadieron rápidamente a los grandes empresarios, quienes formaron el SIG (Special Interest Group) para impulsarlo. Este “Grupo Especial de Interés”, del que forman parte más de 14.000 empresas de todo el mundo, es el encargado del desarrollo de los nuevos estándares bluetooth. Y, según informó el organismo hace algunos meses, parece que este año el bluetooth recibirá una importante actualización, de manera que la velocidad se vería aumentada, y su rango podría incluso llegar cuadruplicarse. Y ¡todo sin consumir ni una pizca más de energía!

Este avance en la velocidad bluetooth, unida a la posibilidad de crear redes mesh, que permiten alcanzar nodos más distantes que no pueden verse a simple vista, abre un nuevo mundo de posibilidades para esta ya conocida comunicación.

Estas redes mesh no significan más que los diferentes dispositivos puedan intercambiar y reenviar mensajes a otros dispositivos bluetooth haciendo una comunicación mucho menos descentralizada. Por ejemplo, permiten que en una SmartCity una persona pueda estar al tanto de todos los servicios que ésta ofrece desde cualquier punto de la misma. Si una persona quisiese saber a qué hora abrirán todas las tiendas de ropa con acercarse a cualquier elemento de la ciudad éste podría decírselo; o si un sensor de una farola detectase que tiene que encenderse, él mismo podría avisar a todas las farolas de la zona, sin necesidad de usar un controlador central que se comunique con ellas.

 

(Continúa en página 2)