Preservación como garantía de protección en el universo digital

 El salto de los medios convencionales a los entornos completamente digitales que ya dominan todos los entornos de gestión permite obtener a corto plazo importantes beneficios directos, entre los que se encuentran la mejora en la eficiencia en los procesos de negocio y el acceso inmediato a la información a través de cualquier dispositivo, en cualquier momento y desde cualquier lugar. Sin embargo, también conlleva la asunción de riesgos, en muchos casos desconocidos, en lo que se refiere al acceso y conservación de la información corporativa.

Para sensibilizar a la sociedad en torno a esta problemática, se ha propuesto la celebración del Día Internacional de la Preservación Digital el 30 de noviembre cuya primera edición tendrá lugar este año 2017. Odilo también ha querido apoyar esta iniciativa a través de la elaboración de una infografía en la que pone en relación los principales desafíos en preservación digital con los servicios que ofrece la compañía. Algunas de estas amenazas:

  • Cibercrimen y ransomware. Los objetos digitales deben estar accesibles en cualquier lugar y desde cualquier dispositivo, pero esta circunstancia no debe hacerlos vulnerables ante los peligros de la Red. Noticia en Europa Press.
  • Obsolescencia tecnológica y degradación de soportes. La constante evolución de los formatos de archivo y el software utilizado ponen en grave riesgo la disponibilidad a corto plazo de los documentos. Además, los soportes de almacenamiento electrónico (discos duros, etc.) tienen una vida útil muy corta.
  • Catástrofes. Acontecimientos trágicos como el reciente terremoto de México han puesto en jaque a muchas empresas e instituciones que han perdido de forma irremediable su mayor activo: el conocimiento corporativo y su contenido patrimonial digital.
  • Cumplimiento de requisitos legales. Las exigencias de administración electrónica obligan al sector público no solo a hacer interoperable su información, sino a que esta se encuentre disponible a largo plazo.

(Continúa en página 2)