Tecnología IoT para viajes inteligentes

Tecnología IoT para viajes inteligentes

Las restricciones a la movilidad derivadas de la actual crisis provocada por la Covid-19 han obligado a las empresas -y muy especialmente a aquellas de los sectores más castigados, como el turismo- a rediseñar la estrategia corporativa, ya sea para garantizar la continuidad del negocio o para readaptarse ante este nuevo entorno y mejorar la competitividad.

En este contexto de distanciamiento y limitación en el número de personas, las empresas de renting han visto incrementada la demanda de sus servicios.

Hertz, Cicar, Avis… No hay más que transitar por cualquiera de nuestras localidades y carreteras para corroborar que el renting se ha convertido en un servicio por el que muchos usuarios están optando a la hora de cubrir las necesidades de movilidad. Para garantizar la competitividad, más aún en estos tiempos de demanda incierta, se hace imprescindible contar con herramientas tecnológicas que, permitan la monitorización de todo lo que sucede con el vehículo y su entorno, minimizando costes y riesgos.

Y es aquí donde destaca el papel fundamental de las tecnologías IoT, que actúan sobre los procesos empresariales aportando eficiencia, flexibilidad y ahorro de costes, además de mejoras operativas y de control. Estas soluciones cuentan con la ventaja añadida de que su implantación es sencilla, y sin implicar medidas intrusivas ni cambios radicales.

Sin embargo, para poder sacar el máximo partido a las soluciones IoT, es importante analizar las aplicaciones que maximizan mejor su impacto. En Orange somos conscientes del valor que aporta este tipo de tecnología, y por ello nuestra visión, desde un punto de vista de eficiencia y sostenibilidad a medio plazo, es poner el foco en soluciones que, en diferentes ámbitos, aporten a las empresas beneficios más allá de la crisis que estamos viviendo.

En este sentido, ponemos a disposición de las organizaciones soluciones IoT transversales y un equipo de operaciones dedicado a controlar todos y cada uno de los elementos que pueden formar parte de la cadena: la incorporación de dispositivos o sensores, la red móvil exclusiva para IoT, conectividad LTE-M, nuestra plataforma IoT que garantiza la seguridad de la información recogida, y la integración con otros sistemas corporativos del cliente.

IoT y la movilidad inteligente

Un vehículo conectado aporta muchos datos sobre lo que le sucede a la mecánica del automóvil, los datos de viaje e, incluso, elementos del entorno como densidad del tráfico, meteorología, incidencias, etcétera.

Al mismo tiempo, se puede optimizar su funcionamiento mediante soluciones que pueden guiar en tiempo real la actuación del vehículo o aconsejar a su conductor, minimizando la probabilidad de accidentes y manteniendo el máximo confort para los ocupantes.

La información que aportan las soluciones IoT permitirá que las empresas de renting puedan, en el medio-largo plazo, maximizar el valor actual de sus activos y disminuir los riesgos, al mismo tiempo que se cuidan otros aspectos, como los medioambientales.

A corto plazo, también aporta beneficios. Las empresas de renting se convierten en protagonistas de un flujo de datos, en tiempo real, que pretende atender las necesidades del momento y en el que se hace posible una gestión flexible de los elementos del vehículo y adaptar su configuración al entorno o a los requerimientos de conductor y pasajeros.

Por una utilización inteligente de los recursos

Uno de los problemas que existe en la actualidad es determinar en qué medida el paso del tiempo va a hacer mella en un vehículo, ya sea porque pierda capacidad de adaptación, porque las piezas se van desgastando o porque se produzca un desfase tecnológico.

Una información exhaustiva procedente de sensores y otros elementos de conexión puede convertirse en una herramienta fundamental para optimizar programas de mantenimiento que permitan hacer más kilómetros sin tener que hacer más recambios o reparaciones. Por lo tanto, viajar se hace más barato.

Pensemos, por ejemplo, en la posibilidad que ofrece la conectividad de regular la afluencia a los puntos de destino en función de condiciones meteorológicas, disponibilidad de alojamientos y servicios turísticos, estado del tráfico y la carretera, ocupación de estacionamientos…

Muchas de esas condiciones no son adaptables (no podemos, por ejemplo, variar la meteorología), pero otras sí. Así, podemos gestionar el flujo de información de forma que minimice la probabilidad de acudir a un estacionamiento y no encontrar plazas libres.

Una vez más, es esencial buscar, encontrar y proponer los esquemas de coordinación de los flujos de información desde el usuario a las empresas y también a las administraciones. Y ahí IoT es pieza clave para obtener y gestionar toda esa información desde el vehículo privado, de renting o compartido.

Compártelo en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Entradas relacionadas