Tecnología IOT, impulsando nuevas oportunidades de crecimiento

Soluciones que, en diferentes ámbitos, beneficiarán a las empresas en el futuro, permitiéndolos adaptarse al difícil momento que estamos viviendo y aprovechar todas sus ventajas a futuro.

Estamos inmersos en una situación que ha forzado a todas las empresas a una revisión continua de nuestros planes de negocio. Aunque es cierto que esta crisis está afectando de forma desigual a los distintos sectores económicos, nos exigirá a todos rediseñar la estrategia corporativa, para readaptarse ante el cambio de contexto y mejorar la competitividad. Se hace por tanto imprescindible añadir nuevos factores tecnológicos que permitan acelerar la recuperación económica y obtener resultados a corto plazo con un esfuerzo presupuestario mínimo.

Y es aquí donde destaca el papel fundamental de las tecnologías IoT, que actúan de forma quirúrgica aportando eficiencia, flexibilidad y ahorro de costes en los procesos empresariales; además de mejoras operativas y de control, con la ventaja añadida de que su implantación es sencilla, no implica nuevas medidas intrusivas, ni cambios radicales.

Sin embargo, para poder sacar el máximo partido a las soluciones IoT, es importante revisar cuáles son los ámbitos de aplicación en los que se maximiza su impacto. En Orange somos conscientes del valor que acompañan a este tipo de tecnologías y ponemos a disposición de las empresas soluciones IoT transversales, un equipo de operaciones dedicado a controlar todos y cada uno de los elementos que pueden formar parte de la cadena, desde la incorporación de dispositivos o sensores, la red de comunicaciones móvil exclusiva para IoT, LTE-M, nuestra plataforma IoT que garantiza la seguridad de la información recogida y su integración con otros sistemas corporativos del cliente.

Nuestra visión desde un punto de vista de eficiencia y sostenibilidad a medio plazo es poner el foco en soluciones que, en diferentes ámbitos, beneficiarán a las empresas en el futuro, permitiéndolos adaptarse al difícil momento que estamos viviendo y aprovechar todas sus ventajas a futuro.

El primer ámbito actúa en garantizar el suministro y seguimiento de mercancías en la cadena logística, a través de soluciones Track&trace.  Dichas soluciones facilitan la monitorización mediante dispositivos autónomos (trackers) de los propios activos, cuya trazabilidad en muchos casos puede necesitar un tratamiento más especializado y bajo unos parámetros de conservación que exigen un control exhaustivo (como, por ejemplo, mantener la cadena de frío así como de los vehículos de transporte, permitiendo además la optimización de las rutas. Esto es especialmente útil para sectores como el agroalimentario o el sanitario, ya que de esta forma se garantiza un transporte seguro para mercancía sensible, valiosa o crítica.

De hecho, como segundo ámbito y partiendo de este tipo de infraestructuras conectadas se pueden desarrollar soluciones logísticas avanzadas, aplicadas, tanto en entornos indoor como outdoor, mediante el uso de tecnologías de proximidad como RFID, BLE, etc. En este ámbito, las soluciones IoT se enfocan a la automatización de inventarios y gestión de pedidos, tanto en almacenes como a lo largo de toda la cadena logística, detectando posibles errores humanos que puedan impactar en costes, retrasos e insatisfacción del cliente.

En lo relativo a la seguridad, y como tercer ámbito, será imprescindible la aplicación de las soluciones IoT enfocadas a la prevención de riesgos que, mediante wearables conectados a gateways LTE-M, facilitarán la monitorización de trabajadores aislados en entornos de riesgo, además de automatizar usos complementarios como el control de presencia, rondas, registro horario, etc. Esta tecnología será muy beneficiosa para garantizar el control del distanciamiento y el flujo de movimientos en la vuelta presencial de los trabajadores a oficinas, industrias, centros logísticos y plantas de producción. A esto sumamos el uso de dispositivos como los Dash button, que permiten reportar eventos e incidencias de forma remota e integrarlos con sistemas de gestión de tareas, control de horarios y otras herramientas de planificación de trabajos, acelerando los procesos y mejorando la calidad del servicio.

Tampoco nos olvidamos de la seguridad en los propios entornos de trabajo e instalaciones, donde las soluciones IoT son fundamentales a la hora de proporcionar la supervisión remota de espacios y elementos dispersos como la telemetría de depósitos, sensorización y monitorización de espacios y activos, eficiencia energética o control de recintos desatendidos. Estas aplicaciones aportan importantes mejoras económicas y eficiencia, al evitar desplazamientos y optimizar las visitas de control, lo que hace posible reaccionar de forma inmediata ante desviaciones de consumo energético o ambientales que puedan suponer, aparte del coste, averías en equipamiento, etc.

En Orange hemos estado al lado de nuestros clientes para ayudarles a encontrar fórmulas que permitan retomar el crecimiento del negocio lo antes posible. Y por supuesto, estamos convencidos de que la aplicación de IoT a los distintos procesos empresariales, es una vía rápida y eficiente de mejorar la competitividad, para reaccionar con medidas efectivas a una crisis en la que será necesaria la colaboración de todos para superarla.

Juan Reyero

Director de Marketing Grandes Empresas e IoT de Orange

Compártelo en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Entradas relacionadas